La descarga de sabrosura que engalanó

la clausura de Barranquijazz 2018

En la clausura de este evento cultural, que tiene lugar en la Plaza de la Paz, abrió la escena musical Israel Charris Goup de Colombia con el tema ‘Novo Tempo’.

 

 

17 de Septiembre de 2018 - 00:01

 

Los armoniosos sonidos de instrumentos como la trompeta, batería, teclado y tambores fueron una vez más un disfrute para los espectadores de la última noche de la edición XXII del Festival Internacional de Jazz, Barranquijazz 2018.

 

Durante cinco días los barranquilleros se contagiaron, en distintos escenarios, de las sonoridades de grandes exponentes de Colombia y el mundo.

 

En la clausura de este evento cultural que se llevó a cabo anoche en la Plaza de la Paz, abrió la escena musical Israel Charris Goup con el tema Novo Tempo.

 

Esta agrupación colombiana creada hace dos años, le presentó a los espectadores caribeños un homenaje al compositor  brasileño Ivan Lins.

 

“Quisimos hacerle un tributo a este gran artista para que Barranquilla escuche sus letras y tal vez él al enterarse del homenaje participe en una edición de Barranquijazz”, dijo el director Israel Charris.

 

Por otra parte, el tema Homenaje a África, de su autoría, fue una de las apuestas musicales para la noche.

 

Charris agregó que la música que interpretan es un gran tributo al jazz y que “nace del alma”.

 

Mientras sus tonalidades brasileñas y latinas resonaban en tarima, los esposos Hernando Peña y Emilse Herrera, tarareaban y observaban con alegría a la agrupación.

 

“Vinimos desde el barrio La Chinita hasta acá porque nos gusta la buena música. Siempre me ha gustado el Jazz porque es un complemento de las sonoridades afro y cubana”, dijo Peña.

Hernando Peña y Emilse Herrera. César Bolívar

Así como ellos, muchos atlanticenses hicieron de este evento cultural una oportunidad para compartir en familia.

 

Erika Rosanía y Santiago Domínguez asistieron con sus dos hijos.

 

“Todos los años venimos a Barranquijazz porque nos encanta lo que significa este género. Mi esposo es el más aficionado. Él fue el que me acercó al jazz, ahora nosotros se lo inculcamos a nuestros hijos”, dijo Rosanía.

 

Santiago agregó que el jazz es sinónimo de relajación, diversión, disfrute y familia.

 

Después del deleite musical que ofreció Israel Charris Group, una descarga de sabrosura contagió a los asistentes gracias a uno de los referentes de la salsa, el Grupo Mango, de Venezuela.

 

“Nunca había venido a Barranquilla y me siento muy orgulloso y emocionado de estar aquí. Cantamos temas como Mango mangué, Kariakito morao, Mulata y Sonaré”, dijo Fredy Roldan, director de la agrupación.

 

Más tarde, los espectadores de pie ovacionaron al sonero puertorriqueño Hermán Olivera, que cantó los temas Qué humanidad, Avísale a mi contrario y Pa' bravo yo, con la orquesta cubana de Alaín Pérez, encargada de cerrar la noche musical.

 

“Como un regalo para el barranquillero me pidieron que participara con estos temas en el gran cierre. Estoy muy contento por hacer historia musical. En esta ciudad la he pasado espectacular, además el pueblo le está poniendo más atención a esta propuesta”, concluyó Olivera.

 

Tomado del portal web del Heraldo

https://www.revistaarcadia.com/musica/articulo/la-musica-es-la-marea-que-amarra-lo-que-es-distinto-houston-person/71062

Regresar a la Web